>140

Pulsiones, destellos e iluminaciones breves. Colección de twitts engordados

Precoces

Geniecito

Es curioso, en mi vida, sobre todo en mi etapa de (sobre)escolarización, me he cruzado con muchísimos niños prodigio, pequeños genios precoces, luminarias en potencia. Salían de todos lados, de la familia, de mi escuela, del grupo de amigos de mi familia y del barrio. Mis padres me los señalaban con una mezcla de envidia y resignación por lo poco que ellos habían conseguido conmigo y con mi hermana.

El destino quiso que durante la vida adulta me volviese a cruzar con varias de esas jóvenes promesas de la élite científica e intelectual mendocina. Invariablemente me encontré con sujetos de lo más normales, cuando no con tipos mediocres e incultos, embrutecidos por la derrota y resentidos por la frustración. 

Hoy agradezco a mis padres el no haber puesto demasiadas expectativas en mi futuro, el haberme criado como a un niño normal dejándome espacio para el error sin proyectar en mí sus prejuicios, estereotipos y frustraciones. Eso me permitió, al menos, aprender a aceptar lo que me tocó.

Esos pequeños genios suelen sucumbir a la presión temprana y al peso de las expectativas que sus progenitores acostumbran a depositar sobre sus frágiles hombros.